Ventajas de instalar persianas alicantinas en tu hogar

persianas-alicantinas
Las persianas alicantinas están presentes en muchos hogares gracias a las ventajas que son capaces de ofrecernos. Para empezar, podríamos decir que son funcionales, bonitas y fáciles de instalar, motivos por los cuales cada vez hay más personas interesadas en ellas.

Además de ofrecer muchas posibilidades a nivel decorativo gracias a los numerosos diseños que existen, no hay que olvidar que las persianas alicantinas nos permiten regular el paso de la luz para decidir qué grado de intimidad queremos en cada momento. Por ello, las puedes colocar en cualquier estancia de la casa convirtiéndose en una gran solución a nivel de iluminación.

Tipos de persianas alicantinas

En primer lugar podemos hablar de las persianas alicantinas de madera, que como no podía ser de otra forma están disponibles en el mercado en distintos colores y acabados para que puedas elegir el diseño que mejor se adapta a la estancia en la que irán instaladas. Además, debes saber que las puedes utilizar en ventanas, puertas, pérgolas y vallas.

Lo único que hay que tener en cuenta es el mantenimiento, algo imprescindible para que la madera se mantenga como el primer día. Eso sí, ten en cuenta que muchos fabricantes utilizan madera de calidad que ha sido tratada para mantenerse en perfectas condiciones durante muchos años.

La otra opción, más económica, es la de las persianas alicantinas de PVC. Como las lamas están huecas, son bastante más ligeras y no hay que utilizarlas en zonas en las que puedan llevarse algún golpe. Requieren un mantenimiento mínimo (basta con limpiarlas con un paño de vez en cuando) y no se puede negar que son tremendamente prácticas. Además, a nivel estético han evolucionado mucho, ya que en estos momentos no es difícil encontrar persianas alicantinas de PVC que son capaces de imitar otros materiales como por ejemplo la propia madera.

persianas-alicantinas

Instalación

Por la instalación de las persianas alicantinas no debes preocuparte, ya que es algo muy sencillo. Puedes colocarlas tanto en el techo como en la pared y normalmente no pesan mucho, sobre todo si son de PVC.

Como es lógico, antes de instalarla tendrás que tomar medidas. Para ello, te recomendamos dejar un margen de entre 15 y 20 centímetros desde el hueco superior hacia arriba. De este modo la persiana podrá quedarse enrollada sin problemas cuando esté subida. Por otra parte, en caso de llegar hasta el suelo hay que dejar uno o dos centímetros de distancia, mientras que en el caso de una ventana normal se recomienda una distancia de entre 10 y 15 centímetros.

Normalmente las persianas alicantinas se instalan empotradas en el hueco de una ventana, cubriendo una ventana estándar o cubriendo un paso sin puerta o ventana. Sea como sea, siempre lograremos reducir la temperatura interior al no dejar pasar los rayos del sol, por lo que son perfectas como aislante frente a la luz y el calor. Además, también van muy bien para evitar la entrada de insectos, algo que se agradece especialmente en primavera y en verano.

Te recomendamos visitar la web de Comprogar para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.