Las reformas más comunes en los edificios de Barcelona


Barcelona es una ciudad única: con una inmejorable situación junto al mar, una intensa vida social, interculturalidad y un claro estilo modernista, goza de uno de los entornos más exclusivos y elegantes del país. Todo ello, por supuesto, se refleja en sus calles, en sus parques y en sus edificios. Pero la arquitectura y el diseño catalán es mucho más que Antoni Gaudí y Josep Puig i Cadafalch. Es un mundo de estilos, colores y edificaciones, lleno de vida y de luz, que se ve reflejado en cada uno de los edificios de la ciudad. Y es que Barcelona es una gran ciudad, donde las reformas están a la orden del día, con grandes profesionales, como Nexdom que apuestan siempre por la calidad, el respeto al cliente y el estilo. Hay muchas y muy variadas opciones para llevar a cabo tu proyecto, pero si te decides a empezar algunas reformas en Barcelona con Nexdom estaría bien que tuvieses en cuenta algunas de las ideas más valoradas y utilizadas en base a las particularidades de la ciudad y de su arquitectura.

Respetar la esencia del edificio

Una de las claves de las reformas en Barcelona es el respeto por los elementos originales del edificio. Si bien las reformas suelen implicar grandes cambios, los edificios barceloneses están llenos de historia y es una verdadera lástima deshacerse de ellos. Renovar sin tenerlos en cuenta es borrar una parte de su historia. Por eso hay una gran tradición y esfuerzo por conservar parte del espíritu original del edificio que se reforma. Es cierto que las preferencias de los espacios han cambiado, y el estilo modernista de multitud de pasillos con muchas y pequeñas estancias no encaja con el ambiente minimalista que buscamos hoy, obligando a hacer algunos cambios estructurales. Aún así, la fusión entre ambos estilos es posible, creando esas amplias y luminosas habitaciones que tanto nos gustan unidas a la personalidad de las bóvedas catalanas o de los bellos mosaicos que forman los suelos hidráulicos. Esto es, en no pocas ocasiones, la clave para hacer una reforma perfecta.

Apostar por la sostenibilidad

Otra de las características que más vemos en la ciudad es la apuesta por la sostenibilidad, procurando crear un entorno muy luminoso e instalando aislantes térmicos para ahorrar en calefacción o aire acondicionado. Para esto, además se suelen cambiar puertas y sobre todo, las ventanas ya que con una simple instalación de cristal doble podemos reducir la pérdida de calor hasta en un 50%. Instalar los electrodomésticos adecuados o reformar el baño, cambiando las bañeras por platos de ducha, también es una gran ayuda para lograr esta sostenibilidad y es algo que se debe tener en cuenta desde el principio.

En este tipo de edificios también es necesario hacer una renovación de las cañerias y de los sistemas eléctricos; estamos hablando de edificios muy antiguos, por lo que estos sistemas pueden no solo no ser los más adecuados, sino ser también peligrosos. Además, aparte de instalar aislantes térmicos, como ya dijimos antes, en Barcelona se hace necesario instalar uno acústico, ya que nos encontramos en una ciudad con mucha vida, y por lo tanto, con mucho ruido.

Resumiento, las reformas de la ciudad de Barcelona tienen, igual que la ciudad, un encanto único, basado en la observación y el respeto por los edificios que restauran y que, en lugar de borrar su historia, apuestan por conservarla y ampliarla. Las reformas que más se valoran y buscan no son aquellas que tratan de solucionar una necesidad puntual o de arreglar pequeños desperfectos; son aquellas que buscan crear un hogar. Un hogar que está en perfecto equilibrio entre la actualidad y la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.