Oficina subterránea en Génova

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Tras hablarte del Kiosko de reunión en la Plaza de Castilla de Madrid, nos trasladamos a la Via Luigi Arnaldo Vassallo en Génova, Italia, para presentarte la Oficina Subterránea del arquitecto Carlo Bagliani.

El espacio, un edificio nuevo entre 2005 y 2007 diseñado por los arquitectos Carlo Bagliani, Vittorio Caponnetto y Valter Scelsi de SP10 como un garaje para automóviles, fue completamente rediseñado por el primero de ellos (con Stefano Mattioni y Pamela Cassisa) en 2013 con el objetivo de resolver una nueva oficina para arquitectos. ¿Quieres saber cuál fue el resultado? A continuación te lo mostramos.

Respetando el espacio original

La oficina se encuentra en un barrio bastante poblado al este de Génova, a solo unos kilómetros del centro. Se trata de un edificio independiente con un jardín rodeado de edificios de 6 niveles. El nuevo diseño respetó desde lo más básico el espacio original diseñado por SP10, adaptándolo con el mínimo esfuerzo a su nuevo destino.

Espacios aislados y superficies enteras

Solo se realizaron tres espacios aislados: una sala de reuniones, un espacio para los baños y un espacio para el archivo. El archivo es un monolito grave y dramático, en medio del espacio abierto, que puede ser trasladado para crear diferentes áreas. Las superficies enteras fueron aisladas y luego pintadas de negro (caucho para el piso, pintura para las paredes y el techo). En la rampa del garaje se creó una plataforma para la recepción, con un gran ventanal.

Grandes superficies limpias

La mayor parte de la maquinaria se concentró (el sistema eléctrico en el suelo, el aire acondicionado en un solo muro debajo del gran ventanal) con el fin de obtener grandes superficies limpias (todo el techo del espacio abierto y la mayor parte de los muros). Los muebles de madera y metal (diseñados por Antonio Norero, SP10) se concentraron en una secuencia compacta; cada tabla posee dos lámparas, creando efectos variables de luz y sombras en el techo y en el espacio abierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *