Maracaná House, pura geometría en hormigón


La casa Maracaná está en Sao Paulo, Brasil. Es una vivienda de tres plantas construida con grandes bloques de hormigón. Aunque a priori parezca que este tipo de material constructivo podría despojar a la casa de cualquier atisbo de belleza, las imágenes que vais a ver a continuación muestran que no es así. De hecho, el espacio resulta bello y acogedor. Muy atractivo.

Diseñada por el estudio de arquitectura Terra e Tuma, la casa es propiedad del director del estudio Danilo Terra, y de su familia. Está a las afueras de la ciudad, y su fachada cuenta con una singularidad. Un mural de cerámica firmado por el artista Alexandre Manzini oculta la puerta de entrada.

En un terreno escalonado


La casa se edificó en un terreno escalonado en varios niveles (el nivel más bajo de la casa es un piso por debajo de la calle). Cuando se traspasa la puerta de entrada, uno llega a un entresuelo del que arrancan las escaleras que van a los dormitorios del primer piso, o también hacia abajo al salón-comedor. Este salón se abre a un patio-jardín.

Ambientes en gris


Los bloques de hormigón le dan al espacio un color gris neutro que armoniza muy bien con la concepción geométrica de la arquitectura. El mural de acceso a la casa, de azulejos que muestran un laberinto de líneas angulares en negro, blanco y rojo, rompe esa línea continua y gris del interior. Otro recurso empleado para contrarrestar la potente materialidad gris del hormigón fue la luz que entra a raudales por los grandes paños de vidrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *