Fobe House: minimalismo en el desierto


¿Qué pinta una casa minimalista y moderna en medio del desierto? Pues si nos atenemos al resultado conseguido por el arquitecto francés Guilhem Eustache en Tassoultante, Marrakech (Marruecos), pinta mucho y muy bien. El proyecto se encuentra a unos diez kilómetros de la gran ciudad norteafricana y su blancura se relaciona a la perfección con las construcciones tradicionales, destacando sobre la ardiente arena y el azul profundo del cielo del desierto.

Edificada en el año 2012, esta discreta casa distribuida en varios volúmenes tiene un total de 240 metros cuadrados de superficie útil y, disfruta de las mejores vistas sobre la cordillera del Atlas.


El área construida se redujo al máximo para poder preservar en lo posible el paraje natural. El edificio principal se encuentra en el centro de la finca, mientras que el garaje y la casa del guardés se encuentran junto al acceso a la carretera que va a Marrakech. La orientación de cada volumen se decidió dependiendo de distintos criterios: las vistas al atlas, la ventilación y la protección frente al sol y al viento. También se crearon dos muros paralelos que forman una barrera visual y acústica hacia la cara norte.


Esta vivienda proporciona a su propietario (un productor de cine belga) todo el equipamiento necesario para adaptarse eficazmente al entorno salvaje. Ciertas comodidades aparentemente indispensables en Occidente se revelaron ridículas e innecesarias en el magnífico paraje, como por ejemplo, los jardines de césped que se ven en muchas viviendas de la región. Por el contrario, la casa disfruta de las mejores vistas sobre el impresionante escenario de la cordillera del Atlas, y del mágico contraste entre la tierra ocre y el cielo azul.

Fotografías: Jean Marie Monthiers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *