Casa minimalista en un acantilado de Alicante


Impresionante tanto por sus vistas, que dan directamente al Mediterráneo, como por su pureza de líneas y su equilibrio: así es esta preciosa vivienda situada sobre un acantilado de la localidad alicantina de Calpe, que ha sido construida según el proyecto del estudio valenciano Fran Silvestre Arquitectos. Se trata de una construcción de 242 metros cuadrados en la cual los espacios se distribuyen en cuatro plantas, cuyo escalonamiento ha servido para salvar la gran diferencia de nivel de la finca.

Respetando en todo momento la topografía del acantilado, la estructura se ancla directamente sobre la roca viva que forma el terreno.


El acabado en estuco blanco está inspirado en la arquitectura tradicional de la región, y además sirve de magnífico contraste con el color oscuro de la piedra y con el azul puro del cielo y del mar. Este revestimiento continua por todas las superficies de la casa, tanto las paredes interiores como los pavimentos, lo que contribuye a generar una estructura bien unificada frente al entorno que la rodea.


En una terraza dispuesta a nivel de la planta más baja, la piscina de estilo minimalista se abre a unas impresionantes vistas sobre el mar. Desde la terraza que rodea al vaso, una escalera exterior parte para llevar en su ascenso hacia las plantas superiores, sin impedir en ningún momento el disfrute de las vistas. En el piso superior se encuentran el salón, el comedor, la cocina y los dormitorios. Por otra parte, una galería que discurre por toda la fachada de esta planta permite gozar del magnífico panorama en todo su esplendor.

Fotografías:
Diego Opazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *