Casa minimalista en Formentera


La casa que el estudio EPDSE diseñó para ser construida en el año 2011 en Pujol de s’Era, en la isla de Formentera, se adapta perfectamente al concepto minimalista. De economía de medios, líneas y materiales podemos describir este acertado proyecto de la arquitecta Marià Castelló Martínez, que junto con sus colaboradores creó una superficie modular de 201 metros cuadrados en un paisaje típicamente balear.

Dentro de la finca se extienden campos de cereal, un pequeño bosque y mucha flora autóctona. La intervención arquitectónica se centra en crear un refugio que no desentone con la naturaleza que lo rodea y que se relacione de alguna manera (sobre todo en su austera geometría) con las edificaciones tradicionales de la isla.


La casa tiene una orientación norte-sur para generar la dualidad que requería el proyecto: una relación constante de diálogo/tensión con el entorno, tanto en su exterior como en el interior. La vida pública y la privada quedan bien separadas en la construcción: de hecho, además de la vivienda ésta alberga un pequeño estudio de arquitectura, creando un refugio que es también una inteligente fusión entre trabajo y vida.


El edificio en general está diseñado para alojar a una pareja, con toda la intimidad y la comodidad que esto supone. Las paredes de cristal que permiten disfrutar de las vistas en la fachada longitudinal se combinan con paneles de madera y muros blancos, creando una sensación de armonía que casa muy bien con el ritmo de vida isleño.

Fotografías: Estudi EPDSE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *