Casa de vacaciones recubierta de césped

casa-de-vacaciones-recubierta-de-cesped
Lo más llamativo de esta casa, a primera vista, es sin duda su intenso y poco corriente color verde, unido a su peculiar planta irregular. Si nos acercamos un poco más quedaremos aún más sorprendidos, ya que el color verde de las fachadas se debe a la presencia de un material muy poco común en arquitectura: un revestimiento realizado íntegramente con césped artificial.

La casa de las imágenes se llama Amalia y se encuentra en Kirchbach (Austria). Más que una casa se podría considerar un refugio, dado su pequeño tamaño. Está destinada a ser un lugar para disfrutar de las vacaciones y los fines de semana, y parte un proyecto realizado en el año 2007 por el estudio Grid Architects.

Además de ser original, esta casa es también barata y sostenible. En realidad se trata de una vivienda prefabricada que partió de la necesidad de sus propietarios de edificar una cabaña económica y sencilla para sus vacaciones. El estudio de arquitectura creó para ellos una estructura de bajo presupuesto, que al mismo tiempo es rabiosamente contemporánea y diferente. La casa Amalia tiene dos dormitorios: uno para los adultos y otro para los niños, además de un pequeño espacio para invitados en el salón. Al estar situada en una finca con un ligero desnivel, la planta baja se establece en dos alturas: la cocina y el comedor están ligeramente por encima del salón.

Mención aparte merece sin duda el revestimiento exterior, realizado con césped artificial. ¿Por qué se escogió este material? Por un lado, por sus cualidades táctiles; y por el otro, porque su configuración contribuye a difuminar las diferencias ópticas entre cubierta y paredes, y hace que la casa se funda con el paisaje circundante. Además, también convierte el desnivel de la cubierta del primer piso en una agradable terraza. La casa está fabricada con paneles de madera prefabricados, y la estructura se levantó en un solo día. La vivienda cuenta con una superficie total de 68 metros cuadrados, sobre una finca de 480.

Fotografías: Lukas Schaller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *