Casa d’Agua en Sao Paulo


Rodeada de agua por practicamente todas partes: así es el proyecto que en el año 2003, el prestigioso arquitecto Isay Wenfield llevó a la realidad en la ciudad de Sao Paulo (Brasil). Su nombre, Casa d’Agua, hace referencia precisamente a este hecho. Porque esta preciosa vivienda de casi 500 metros cuadrados de superficie está enmarcada por un estrecho estanque que recorre su perímetro desde la misma puerta de entrada.

Nada más comenzar el recorrido, unas anchas piedras de granito ancladas a la base de la casa cruzan la superficie del agua, formando un camino que accede al patio central. Y más adelante, el estanque se convierte en una piscina para baños que se adhiere a la pared trasera de la finca.


La forma de la parcela, larga y estrecha, hizo que los arquitectos tuvieran que crear un patio central que dividiera el edificio en dos bloques. Esto permitió aportar iluminación natural y calor a las habitaciones: todas ellas dan al norte, este u oeste. En el exterior, unas cuerdas colgantes crean una cortina que proporciona sombra al patio y filtra la luz solar.


Los espacios se distribuyen en cuatro niveles y se disponen de acuerdo a su función. El garaje y los cuartos de instalaciones se ubican en el sótano; las salas, cocina y zona de lavandería, en la planta baja; una salita privada y los dormitorios, en la primera planta; y en la planta superior, un pequeño despacho y la terraza. En la construcción de la casa se emplearon elementos de la granja que poseen los propietarios, como piedras en bruto o madera para los suelos. Así, la nueva vivienda tiene una conexión directa con la historia de la familia y una relación muy especial con la naturaleza.

Fotografías: © Alvaro Povoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *