Nakai House, cabaña en el desierto


En Decoarq nos gusta mostraros lo último en arquitectura contemporánea, del máximo lujo y con proyectos realizados por prestigiosos arquitectos de todo el mundo. Pero al mismo tiempo, también nos interesan (y mucho) las soluciones más económicas, asequibles y sencillas destinadas a sectores de la población con menos poder adquisitivo. La vivienda de ladrillo con forma triangular que os mostrábamos hace unos días es un buen ejemplo de este tipo de proyectos, como también lo es la Nakai House, de la que hablaremos en esta ocasión.

Se trata de una cabaña situada en el desierto de Utah (Estados Unidos), diseñada y construida por ocho estudiantes de arquitectura de la Universidad de Colorado para servir como residencia a una mujer Navajo. El proyecto ha sido supervisado por Rick Sommerfeld y se ha llevado a cabo en colaboración con la ONG DesignBulidBLUFF.


La entidad sin ánimo de lucro se dedica a proporcionar vivienda a parte de los 2,4 millones de nativos americanos que viven en malas condiciones, en tierras tribales. En este caso, a los estudiantes se les pidió que cambiasen la residencia de Lorraine Nakai (una ávida coleccionista de libros y recuerdos) por una casa cómoda, acondicionada y sostenible. Una de las necesidades fundamentales de la propietaria era poder organizar su eclética colección, en buenas condiciones.

La vivienda consta de un único volumen, largo y estrecho. Para organizar la colección de Nakai, los estudiantes diseñaron un muro longitudinal en el interior de la residencia que sirve como zona de almacenaje y exposición. Ante el gran mueble se abren el salón y la cocina, mientras que por detrás se “esconden” el resto de las estancias: baño y dormitorio. La chimenea, un elemento consustancial a la cultura navaje, está suspendida del techo en el centro de la sala. El revestimiento exterior se realizó con tablas de madera y paneles de vidrio reciclado, que protegen la casa del potente sol y de los vientos del desierto.

Fotografías: Scott Zimmerman, David Hevesi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *