Lujoso loft suizo en la montaña

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una casa como ésta en plena montaña es un verdadero lujo, sobre todo para los amantes de la naturaleza y los deportes de invierno. Se localiza en Zermatt, Suiza, y fue diseñado por su propietario, Heinz Julen, arquitecto, pintor y escultor del país.

Se trata de un loft diáfano y amplísimo, de más de 300 metros cuadrados, con impresionantes vistas del maravilloso entorno que lo rodea. Fue construido con acero, hormigón, madera y vidrio, materiales que crean una suerte de armonía constructiva muy especial.

Luz natural y vistas de impresión


El sentido del espacio, la luz que entra a raudales por las grandes cristaleras (algunas de seis metros de altura) y la cercanía absoluta a la naturaleza, que parece meterse dentro de la casa, son las claves arquitectónicas del edificio.

El espacio principal de la planta baja, totalmente diáfano, corresponde a un gran salón en el que disfrutar del paisaje nevado al calor del interior (hay una chimenea curiosamente colocada en la cristalera). Las persianas se controlan de forma electrónica, de forma que es posible controlar la iluminación de los interiores.

Arriba, las zonas privadas


El protagonista del salón es, sin duda, el gran sofá orientado hacia el ventanal donde está la chimenea. En una de las esquinas destaca un piano Steinway, mientras que el resto del mobiliario fue diseñado por el propio Julen.

Una escalera metálica conduce hasta la planta superior, que dispone de zona chill-out con sofá, TV, baño, una cocina-comedor, una zona de bar en un voladizo y un aseo. Hay dos habitaciones dobles, una sobre la otra, que se asoman al espacio diáfano del loft. Ambas disponen de su propio baño. El tercer dormitorio, el principal, es una zona totalmente privada, con baño independiente, vestidor, zona de TV, sofá, etc.

2 comentarios

  1. Bonito es, no hay duda, pero me gusta mucho más su fachada que su interior. Los ventanales son un tanto mareantes. Tanto pilar y tantos marcos en los cristales me produce un cierto dolor de cabeza. El paisaje es espectacular, una auténtica maravilla, sin duda.

  2. El paisaje es lo mejor. De hecho, yo creo que lo especial de esta casa es la manera en que la arquitectura trata de incorporar el paisaje a los interiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *