Hormigón, agua y equilibrio: Casa Búnker


El nombre de esta vivienda, Casa Búnker, no sugiere precisamente belleza, comodidad y armonía… Pero es precisamente todo lo que la casa tiene para ofrecer. Situada en la zona de La Plata, en Buenos Aires (Argentina), la vivienda de las imágenes es un proyecto diseñado por el estudio de arquitectura Botteri-Connell, con 286 metros cuadrados de superficie útil.

La vivienda se terminó de construir en el año 2011 y respira elegancia por los cuatro costados. Con la presencia del agua entrelazándose constantemente con los materiales de construcción, la Casa Búnker es sin duda un búnker… de tranquilidad.

Intimidad y vida social


Ubicada en un barrio residencial, la idea era diseñar una vivienda para una familia con niños que viviera en ella durante todo el año. Además, la familia recibe muchas visitas de familiares y amigos, por lo que se hacía necesario contar con suficiente espacio como para alojar a los visitantes. El estudio de arquitectura, tras reunirse varias veces con el cliente, diseñó un proyecto destinado a acoger una intensa vida social en relación directa con el exterior; un lugar en el que recibir a los amigos y que protegiera la privacidad.

Un búnker liviano y elegante


“Un espacio donde se puede disfrutar mientras el resto de los habitantes están dormidos. Un espacio de introspección; un oasis temporal”. Así definen los arquitectos el fruto de sus trabajos. La casa está dividida en dos elementos: el Búnker, sólido, hermetico y casi impenetrable; y la zona de Acción, abierta y permeable, que difumina constantemente los límites interior/exterior. El Búnker se presenta como un volumen pétreo, quieto e intemporal, como roca tallada; pero las líneas que lo cruzan, lo modelan y lo perforan hacen de él una estructura llena de ligereza y liviandad.

Fotografías:
Gustavo Sosa Pinilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *