Casa que produce más energía de la que consume


En Pressbaum, cerca de Viena, hemos encontrado la primera casa neutral unifamiliar CO² en Austria. Se trata de la Sunlighthouse Velux, un proyecto que se puso en marcha hace unos años por la empresa Velux como parte de su experimento Pan European. El objetivo era desarrollar, construir y analizar seis casas diferentes en cinco países europeos, cada uno siguiendo su propio enfoque en la construcción progresiva y sostenible.

Obra del estudio Juri Troy Architects, la casa modelo austriaco pretendía, por un lado, sacar todo el potencial del lugar, como las maravillosas vistas, la exposición a la luz del sol o la máxima privacidad entre las casas existentes, y, por otro, lograr que la huella ecológica de la casa pueda borrarse dentro de los próximos treinta años.

Ubicación

La casa está ubicada en un delgado y largo pedazo de tierra que desciende hacia una hermosa y sombreada ladera con árboles altos en el sureste. La parcela está flanqueada por un seto en el noreste y un muro alto en el suroeste. Sin embargo, lo mejor es la vista al lago, situado en el valle al Este, que solo puede ser capturada si se consigue un paso más en el suelo.

Concepto de energía

El concepto de energía del edificio se desarrolló en colaboración con la Universidad del Danubio de Krems. El equipo de construcción incluye una bomba de calor de alto rendimiento, 48 m² de paneles mono cristalinos para el techo fotovoltaico, 9 m² de paneles solares térmicos para el agua caliente y un sistema de aire controlado con recuperación de calor.

Aislamiento térmico

Por su parte, el aislamiento térmico de la casa se optimiza y las ventanas cumplen con los requisitos de las casas pasivas. Las ventanas del tejado y la fachada se colocaron estratégicamente para proporcionar unas vistas impresionantes, maximizar la energía solar pasiva, permitir una ventilación óptima, natural durante el verano y para reducir al mínimo las pérdidas de calor durante el invierno. De hecho la superficie acristalada es igual al 42% de su superficie total. Por otro lado, todos los materiales fueron evaluados por sus cualidades ecológicas antes de ser autorizados a utilizar.


Finalmente, se logró el objetivo de que la casa produjera más energía eléctrica que la construcción y el uso de la casa consume.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *