Casa “periscopio” en Girona

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Este curioso nombre corresponde a la rehabilitación de una ruina situada en La Selva del Mar (Girona), cuyo proyecto corrió a carvo de C+arquitectos. Los cuatro profesionales encargados de la reforma (Nerea Calvillo en colaboración con Daniel García, Marina Fernández y Aitor Casero) dieron realmente en el clavo a la hora de transformar una antigua construcción en estado de ruina en una casa de vanguardia total.

El proyecto se llevó a cabo en el año 2011. La vivienda actual tiene una superficie total de 209 metros cuadrados y se encuentra en una zona protegida del Alto Ampurdá. La casa está destinada a residencia de vacaciones.


Sobre las paredes de piedra recuperadas se estableció una cubierta habitable, que define el volumen y el envolvente de la casa. En el interior, la zona de servicios está unida a estos muros pétreos de forma que el espacio central queda libre y cumple la función de patio, pudiendo ser empleado para muchas actividades: campo de fútbol, discoteca, refugio invernal…


Además de esta zona, la casa cuenta con dos patios a los cuales las vistas circundantes y la luz del sol aportan belleza y claridad. Precisamente a través de sus ventanales, el interior “ciego” se llena de vistas y de luz. Son los “periscopios” que dan nombre a la casa. Los materiales constructivos muestran detalles pequeños llenos de encanto: mampostería en los muros, teselas de gresite, hormigón con destellos de luz… La vivienda es además un ejemplo de sostenibilidad: cuenta con sistemas de energía renovable y se ventila e ilumina de forma natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *