Vivienda con vistas espectaculares en Mallorca


Asentada sobre un enclave natural prácticamente insuperable, esta preciosa vivienda es producto del buen hacer del arquitecto Miquel Lacomba. Se llama Casa 115 y se encuentra en Sant Vicenç de Pollença (Mallorca). La residencia ha sido construida muy recientemente y es tan hermosa por dentro como por fuera, con una serie de equipamientos que la convierten en un refugio paradisíaco.

Siendo como es un lugar precioso con las mejores vistas sobre el Mediterráneo, la finca presentaba una topografía compleja que condicionó el diseño de la casa.

Retos arquitectónicos


Los retos arquitectónicos que presentaba el proyecto fueron afrontados de forma creativa por el estudio profesional. Así, se crearon una serie de muros de piedra para contener la tierra, que generaron una plataforma adecuada sobre la que asentar el edificio. En palabras del estudio, la idea del viaje como experiencia arquitectónica genera una secuencia espacial y logra una serie de áreas que conectan los interiores y los exteriores de la forma más intensa posible.

Espacios intercomunicados


Esta conexión interior/exterior incluye el rocoso entorno y las magníficas panorámicas. Vista desde la distancia, la Casa 115 es una mansión de pleno lujo que parece dominar el espacio: se distribuye en la ladera de la colina, como si de una cascada de agua se tratase, y desde su interior enmarca las impresionantes vistas formando cuadros llenos de vida. En su interior, las zonas comunes forman un espacio abierto que se comunica con la piscina desbordante mediante una terraza de madera.

Fotografías: Miquel Lacomba y Mauricio Fuertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *