Refugio de vacaciones de acero, vidrio y madera


Sencillo pero llamativamente vanguardista, este precioso refugio de acero cortén, madera y cristal se inserta discretamente en un frondoso bosque de Washington (Estados Unidos), donde disfruta de unas fantásticas vistas sobre un lago. Se trata de una pequeña residencia vacacional para una familia que se sitúa en la ladera de una montaña situada en el borde oeste de Case Inlet, abriéndose hacia las Montañas Olímpicas y Pudget Sound.

Los materiales empleados para la construcción de la casa son rabiosamente contemporáneos: acero cortén, vidrio y madera dan lugar a una preciosa villa escondida en un paraje paradisíaco.


La casa consiste en un volumen básico realizado en cemento en bruto, que proyecta hacia el exterior (el frondoso bosque) las estancias destinadas a la vida en común, así como el comedor. Estos espacios disfrutan también de magníficas vistas. Desde la cocina parte una bella plataforma de madera de ipé, que sale de la casa para alargarse hacia un prado abierto hacia el sur. Esta terraza exterior se ve separada de la vivienda tan solo por una gran puerta deslizante de vidrio, lo que incrementa la comunión entre los espacios internos y externos de la vivienda.


Por otra parte, la cubierta es una plancha plana que se extiende muy por encima de los espacios, creando la sensación de que los habitantes de la casa se encuentran en el exterior, entre los árboles, gracias al cerramiento de cristal. Las paredes de los dormitorios están más cerradas, con tan solo algunas inteligentes aberturas más pequeñas, excepto el gran vano que se abre en el baño de la suite principal y que proporciona al usuario el placer primitivo y ritual de darse un baño en medio del bosque.

Fotografías: Jeremy Bittermann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *