Masía minimalista en Formentera

A partir de una sencilla casa de campo antigua que necesitaba urgentemente una rehabilitación, los arquitectos Marià Castelló y Daniel Redolat han creado un nueva edificación que responde a los cánones actuales de arquitectura minimalista, pero conservando y respetando el estilo de la construcción original.

El nombre de la casa era (y es) Can Manuel d’en Corda, y se encuentra en la maravillosa isla de Formentera. El proyecto se ha culminado en 2012 y actualmente, la masía renovada y ampliada cuenta con una superficie de 595,3 metros cuadrados.


La historia de esta rehabilitación y ampliación tiene final feliz. La vivienda original era una encantadora villa situada en un terreno espectacular, que estaba pidiendo a gritos una renovación. Rodeada de un bosque de pinos y juníperos, la casa prometía horas de bienestar y felicidad a sus futuros propietarios… Algo que se consiguió después de que Castelló y Redolat tomasen las riendas del proyecto.


Tras comprobar el gran potencial de la casa, ambos decidieron conservarla en lo posible pero al mismo tiempo añadieron una serie de volúmenes plenamente vanguardistas que “abrazan” a la construcción y al mismo tiempo, realzan y complementan su belleza. En la ampliación y rehabilitación se emplearon materiales tradicionales ya presentes en la casa original, como la madera o el revoque blanco. Por su parte, el mobiliario incluye diseños vanguardistas pero también elementos tradicionales, como las sillas con asiento de esparto, realizadas por artesanos de la zona.

Fotografías: Estudi Es Pujol de s’Era.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *