Mansión romántica en Buenos Aires


Es posible que mucha gente piense que el lujo no es compatible con un estilo de vida sencillo, y puede que en muchas ocasiones veamos comportamientos de millonarios famosos que así lo demuestren. Pero la verdad es que también hay quien es capaz de combinar ambos conceptos de un modo exquisito, o al menos eso es lo que yo percibí al conocer esta fantástica mansión romántica de Buenos Aires.

La primera impresión que te llevas es la de una vivienda impresionante cuyo exterior parece haber sido creado con ánimo de ostentación. Y nada más lejos de esto una vez que descubres su interior y compruebas que ha sido diseñada para vivir en familia, eliminando al máximo la presencia de tabiques y de ambientes rebuscados. Podrás comprobarlo con las imágenes que aparecen al término de este post.

Una casa de película

Esta vivienda de inspiración romántica italiana está compuesta por la casa principal y la casa de la piscina. La fachada se alza orgullosa mostrando una arcada espectacular y luciendo una torreta cilíndrica en uno de sus laterales. En ese mismo lugar se encuentra la amplia cochera, que podrás apreciar con más detalle en una imagen tomada desde la parte posterior.

La casa de la piscina es un espacio único que invita al disfrute de toda la familia. En ella se encuentran zonas de ocio y de sombra, así como medidas de seguridad que impiden a los más pequeños el acceso directo al jacuzzi y a la piscina propiamente dicha. Incluso el área por el que sales del agua tiene un contorno de deck para impedir resbalones.

Vida familiar

A excepción de un ala de la casa que se muestra más señorial a causa de las columnas interiores y las lámparas de araña, el resto de la vivienda principal está diseñado para llevar a cabo una vida familiar al uso. Desde la cocina se puede visualizar la zona de juego de los niños, que a su vez se encuentra perfectamente integrada en la amplia sala de estar. Otras zonas de ocio incluyen mesa de billar y futbolín, pero todas contemplan la sencillez que también podemos apreciar en los dormitorios.

Arquitecto: Alejandro Apa para Stieglitz Construcciones.
Fotos: Paula Tobal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *