Casa de lujo de agua y cristal


La transparencia y la pureza parecen ser los dos ejes alrededor de los cuales gira el proyecto arquitectónico de la Casa Sense, una vivienda de lujo situada en Tokio (Japón) y cuyo responsable ha sido el arquitecto Kazutoshi Imanaga. El lujo que esta vivienda aporta no solo se basa en su amplia superficie útil, un total de 340 metros cuadrados, sino en la sensibilidad y el equilibrio que forman las líneas rectas, los espacios a medio camino entre el exterior y el interior, y la luz y las vistas que dejan pasar las paredes de vidrio.

Por su parte, el agua es un elemento omnipresente en el espacio, tanto en cuanto a su presencia en el suelo como en lo que respecta al sonido susurrante de la fuente que ambienta la vivienda desde el jardín.


El nombre de la casa, “sense”, está relacionado con los “sentidos” que se despiertan al cruzar su umbral. No solo el de la vista sino también el del oído (escuchar el rumor del agua), el olfato (con el aroma del césped del jardín) y la sensibilidad táctil que nos permite percibir la brisa procedente del exterior y el calor del sol. La construcción genera espacios interiores y exteriores que se alternan en su disposición, y cuyos límites los forman las paredes de vidrio transparente.


El área común es de gran tamaño, y corresponde aproximadamente a la superficie que ocuparían cincuenta tatamis. Este pavimento queda sutilmente dividido en cuatro zonas más pequeñas mediante el uso del mobiliario, la chimenea y el cambio en las alturas del techo. El patio central ajardinado cuenta con una preciosa piscina azul y su correspondiente fuente en cascada, que penetra dentro de la casa y puede atravesarse gracias al camino de losas rectangulares de cemento.

Fotografías: Cortesía de Imanaga Environmental Planning Office.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *