Casa de campo reformada en Alemania

Casa de campo reformada en Alemania
Una de las cosas que más nos apasiona en Decoarq son esos proyectos de renovación de casas de campo que transforman viviendas prácticamente derruidas en casas con exteriores e interiores espectaculares pero sin perder la esencia. Hace unos días, por ejemplo, pudimos ver la transformación de una casa de campo en Siena, Italia, y hoy queremos que conozcas un espectacular proyecto llevado a cabo en Moorenweis, una localidad del distrito de Fürstenfeldbruck, en Alemania.

Completado en 2013 por Buero Phillipp Moeller, el proyecto consistió en reformar una casa de campo construida en 1890. En concreto, se centró en la reorganización de la planta preservando la estructura básica, especialmente la armadura del techo. Además, se crearon densas habitaciones interiores que ofrecen una experiencia de vida muy especial. ¿Te apetece conocer más acerca de esta renovada casa de campo? ¡A continuación te damos todos los detalles!

El carácter de una casa de campo

Con la intención de conservar el carácter típico de una casa de campo, se mantuvieron las pequeñas estructuras de las habitaciones en la planta baja y de la zona de vida del primer piso, conservando objetos antiguos tales como puertas, muebles auxiliares o lámparas. Sin embargo, otras habitaciones son ahora totalmente modernas gracias al uso de los colores, paneles de pared grandes y fondos de calidad.

Casa de campo reformada en Alemania1

Contrastes espaciales

Además, llaman tremendamente la atención los contrastes espaciales creados por la combinación del espacio que ocupaba la vivienda y del que ocupaba el establo, sobre todo si nos fijamos en el ático.

Materiales

Por otro lado, es importante tener en cuenta que se han utilizado materiales naturales y colores sutiles, prestando especial atención a las fusiones entre lo viejo y lo nuevo. Se trata de algo que puede apreciarse tanto en los interiores como en la envoltura del edificio, que prácticamente no ha cambiado con la reconstrucción integral y la renovación energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *