Casa Barud: convivir con la roca


La casa que veis en esta fotografía es una vivienda edificada en Jerusalén (Israel), que responde al nombre de Casa Barud y que se terminó de construir en el año 2011. Su diseño es obra del estudio Paritzki Liani Architects, y con un total de 350 metros cuadrados de superficie construida, se alza sobre una finca de 850 metros cuadrados en total.

Si su exterior llama la atención por la peculiar piel de piedra con relieve que recubre las fachadas, el interior no es menos espectacular gracias a la gran pared de roca acristalada que acompaña a varios de los espacios.


Desde el estudio de arquitectura explicaban que “barud” es un aviso que gritaban los obreros antes de hacer explotar parte de la pared de roca junto a la que se alza la casa. Impresionados por el ciclamen rosa que crecía en la superficie pétrea, los arquitectos pensaron en realizar algo similar en la casa, dejando que “creciera” pegada a la roca. Así, la casa se posiciona junto a la montaña y su planta baja tiene forma de L, encontrándose yuxtapuesta a la pared y mostrando su ruda textura a través de paredes de cristal.


Las plantas superiores se proyectan hacia fuera y convergen con la roca, formando un túnel. Este corredor comunica la parte superior de la casa con una estancia subterránea, y más abajo incluso, con una entrada secundaria. Vista desde fuera, la casa da la sensación de estar rodeada de un material tejido: este efecto se consiguió alternando módulos de piedra de Jerusalén de 53 x 25 cm con proyección y retroceso de 2 cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *