De viejo molino a vivienda con bodega


En Decoarq seguimos buscando (y encontrando) proyectos que sepan rehabilitar con gusto y respeto por la antigüedad esos inmuebles de tiempos pasados, que tanta historia conservan entre sus muros. En este caso, la vivienda escogida para el post de hoy era un antiguo molino situado en el Priorato, en Tarragona, que ha sido inteligentemente reconvertido como vivienda.

Además de ser una magnífica casa contemporánea, el antiguo molino también cuenta ahora con un espacio dedicado a bodega. El edificio, de gran belleza y atractivo histórico, se encuentra en un pueblo muy pequeño.

El envolvente exterior original


El exterior de la construcción, cuyo proyecto de rehabilitación y reforma ha sido realizado por el estudio MINIM architects (formado por Agnès Blanch y Elina Vila), se ha mantenido prácticamente inalterado al considerar los arquitectos que tenía cualidades más que suficientes de por sí. La reforma auténtica se ha llevado en su interior, que actualmente goza de espacios de puro diseño y concepto ampliamente minimalista.

Escalera escultórica


Los espacios se articulan alrededor de una imponente escalera de madera, tan sencilla como espectacular. La distribución ha respetado los espacios originales en su mayoría, y actualmente en la planta baja podemos encontrar un gran salón que incluye zona de cocina y de comedor, con estructura diáfana. El dormitorio y el baño se encuentran en la segunda planta. Un porche lleno de elegancia, con suelo de madera y una estilizada escultura en hierro oxidado, crea un espacio que invita al descanso y a la contemplación del entorno natural.

Fotografías: Albert Font.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *