Loft antiguo con decoración retro


Los loft cada vez están más de moda en las grandes ciudades. Techos altos, vigas vistas y grandes ventanales son las señas de identidad de esta vivienda que cautiva. A pesar de ello la decoración no tiene porque ser típicamente industrial, cada persona puede darle personalidad. En esta ocasión evmos un loft en blanco y madera, lo que en el pasado fue una fábrica textil ha dado paso a un espacio abierto donde destaca la calidez que transmite la carpintería verde eucalipto de las ventanas. La base del proyecto consiste en muebles recuperados de madera, heredados o adquiridos en anticuarios.

En un espacio central se encuentran el recibidor, el salón y la cocina. La posición del sofá delimita la zona de estar con la única habitación cerrada con tabiques: el dormitorio infantil. La cocina, situada en uno de los extremos de la vivienda, mantiene la misma línea estética que el resto de ambientes: colores claros, mucha luz natural y un aire campestre reforzado.

El suelo de toda la casa es de madera de ipe pintada en blanco, lo cual potencia la luminosidad. Mientras que en el extremo opuesto a la cocina se encuentra el dormitorio principal. Para su decoración se escogieron piezas antiguas que recrean ambientes singulares. Una vivienda singular diseñada a gusto de los propietarios. El resultado salta a la vista.

Lofts,

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *