Pequeña casa familiar en Holanda


La vivienda que aparece en estas imágenes es un sencillo proyecto que se levanta sobre una parcela de pequeño tamaño. El terreno mide dieciocho metros de ancho por treinta y dos metros de fondo, con el jardín ubicado en el extremo sur de la finca, que se encuentra en la localidad de Heerenveen (Holanda).En la fachada que da a la calle principal, la arquitectura de la vivienda muestra una llamativa serie de balcones que parecen flotar por delante de la construcción.

La casa es un diseño del estudio Lautenbag Architectuur y fue edificada en el año 2010. Las estrictas normativas del emplazamiento de la vivienda fueron las responsables de la forma del edificio; a pesar del pequeño tamaño de la finca, los arquitectos se las arreglaron para construir una casa con personalidad y que proporcionara a sus habitantes suficiente calidad de vida.


Lo que hace tan especial a esta casa es sin duda la organización del espacio y los detalles técnicos de su estructura. La orientación de la finca pedía crear una zona común lo más amplia posible, y que estuviese pegada al jardín para conectar en lo posible el exterior y el interior de la vivienda. De esta forma, la fachada trasera de la casa está revestida íntegramente de cristal templado. Además, la terraza y la cubierta parasol difuminan al máximo la separación entre ambos ambientes.


La pared de cristal también proporciona gran cantidad de luz natural al salón, lo que hace que en invierno el gasto en electricidad y calefacción sea bastante menor. El porche está diseñado de forma que la luz del sol invernal entra en la casa, mientras que en verano se queda fuera. Como la casa se construyó ocupando el ancho total de la finca, se pudo dejar gran parte del fondo para el jardín, que de este modo queda a salvo de miradas indiscretas de la calle.

Fotografías:
Diana Lautenbag.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *