Estudio en el bosque en Nueva York

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Bellport, Nueva York, hemos encontrado este fantástico estudio-biblioteca diseñado por el estudio de arquitectura Andrew Berman Architect para un historiador.

Bajo el nombre de Writing Studio, este proyecto se encuentra ubicado en una propiedad adyacente a la casa del cliente, y se llega a pie a través de un grupo de árboles. En realidad, no existe un camino o una ruta; la biblioteca se encuentra en el umbral de un campo abierto y un bosque. ¿Quieres descubrir más detalles de este fantástico estudio? ¡Pues muy atento!

Un espacio tranquilo

Como puedes ver en las imágenes, la fachada está ubicada a unos tres metros de la puerta de entrada. Una escalera de madera se ve inmediatamente al entrar. Ésta conduce a un no revelado, pero resplandeciente, espacio. Se trata de la biblioteca, que se encuentra en la parte superior de las escaleras, situada en el dosel de los árboles de los bosques. Y es que la biblioteca fue concebida como un espacio tranquilo.

Envuelto de libros y follaje

Como puedes ver en las imágenes, las paredes del estudio están llenas de libros. Por su parte, las ventanas están integradas en las estanterías, creando una sensación de estar envuelto por los libros y el follaje circundante al mismo tiempo. Por otro lado, la cocina, los baños, el almacenamiento y el montacargas están ocultos en una estructura dentro del volumen único de la construcción. La escalera, el revestimiento de la pared interior, las estanterías y los armarios están construidos en abeto.

Centrándonos en la estructura de la biblioteca, podemos ver que se trata de una serie de pórticos de acero paralelos. En cuanto al bastidor, de madera, se extiende entre los marcos de acero.

Un aspecto en cada estación

Por otro lado, se puede observar como todas las facetas exteriores del edificio están enfundadas en cobre. De hecho, el cobre y la geometría de la obra trabajan en conjunto para crear un edificio cuya forma y presencia cambian con la luz del día y el color de las estaciones. Además, el cobre puede ser a la vez reflexivo y mate, dependiendo del ángulo de visión y la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *